(571) 284 7171 - info@alianzaeducativa.edu.co - Cll. 16 No. 6 - 66 Torre 1 Piso 9. Bogotá
Innovación

Innovación

Música, código y electrónica: participación del Colegio Jaime Garzón en evento TEB 2018

El pasado 2 de abril, un grupo de estudiantes de la electiva en música de grado 9° del Colegio Jaime Garzón estuvo compartiendo una muestra de sus procesos creativos en el marco del evento Tecnología Educativa Bogotá (TEB), espacio que anualmente reúne a estudiantes y docentes de distintos colegios de la ciudad con el ánimo de construir comunidad y socializar iniciativas exitosas de integración de tecnologías en el aula.

Al encuentro organizado este año en el Colegio Santa Francisca Romana, los estudiantes del Jaime Garzón participaron con dos iniciativas de uso creativo de tecnologías en el campo de la música.

María José y Nicol compartieron el resultado de su aproximación a la música por computador, proyecto en el que vienen trabajando desde 2017 y que involucra el uso creativo de lenguaje de programación como materia prima para la construcción de nuevas músicas. Sobre el lienzo en blanco del ambiente de programación de código abierto Pure data, las estudiantes construyeron distintos escenarios interactivos, cada uno explorando un contenido teórico diferente. Pianos virtuales que funcionan con las teclas del computador, secuenciadores rítmicos construidos a partir de funciones matemáticas complejas, e incluso máquinas quiméricas que amalgaman sonidos de una variedad de generadores de audio, son apenas ejemplos de los logros alcanzados por este equipo que continua explorando nuevas formas de comprender la musicalidad que esconden las máquinas.

Daniel, por otro lado, es un lutier electrónico: un fabricante de instrumentos no convencionales que indaga el potencial expresivo detrás de combinaciones originales de componentes electrónicos de bajo costo como otra forma de aproximarse de manera creativa a la música. Para el evento TEB, Daniel construyó su propia versión del sudophone, un instrumento desarrollado por el colectivo Dirty Electronics que utiliza el circuito integrado 555 como generador de sonido, y aprovecha el principio de conductividad eléctrica para generar interacciones con los intérpretes. A los visitantes de la exposición se les invitaba a “cerrar el circuito” tocando las dos terminales capacitivas del instrumento. Cuando ello sucedía, el instrumento producía un sonido único e inesperado. La curiosidad hacía posible que en cuestión de segundos se sumaran otros cuerpos al “circuito”, momento en el cual Daniel proponía incluir elementos inusuales como una planta, una fruta, o un vaso de tinto. Y todos unidos sonaban. Un instrumento interpretado por humanos y plantas era el pretexto de Daniel para compartir con los asistentes un momento de reflexión frente a la cualidad sonora intrínseca a todo organismo. En ese contexto la concepción de instrumento se transforma en expansión de las posibilidades expresivas del cuerpo sonoro.

Iniciativas como la de Daniel o la de María José y Nicol se nutren del proceso de revisión curricular que emprendió la Alianza Educativa a comienzos del año 2015 y que entre otros aspectos, procuró dar un lugar especial a la discusión sobre el papel de la tecnología en la formación del pensamiento creativo de los estudiantes. Con dicha revisión, la clase de música encuentra de la mano de la tecnología nuevos escenarios aptos para el desarrollo de las competencias que precisan nuestros estudiantes para enriquecer y transformar su entorno por medio de la reflexión crítica encaminada a la producción artística.

Instrumentos conductivos o instrumentos programados, instrumentos replicados o instrumentos inventados, instrumentos electrónicos o instrumentos digitales, queda claro que el instrumento musical fue desde siempre tecnología.

Escrito por: José Manuel Páez Moncaleano

Deja un comentario

Menú de cierre