(571) 284 7171 - info@alianzaeducativa.edu.co Cll. 16 No. 6 - 66 Torre 1 Piso 9. Bogotá DIAN/ESAL
Aydee Guasca Suárez: el camino para ser un buen docente
Profe Aydee Guasca Suárez- Colegio Jaime Garzón

Aydee Guasca Suárez: el camino para ser un buen docente

Aydee Guasca Suárez no quería ser docente. Empezó estudiando medicina y fue adoptando la docencia con los años. Sus estudiantes y sus experiencias en el aula la fueron marcando, transformando su concepto del significado de la docencia y con ello, su práctica de aula. Hoy enseña Ciencias en el colegio Jaime Garzón.

Aydee Guasca Suárez no quería ser docente. Empezó estudiando medicina y fue adoptando la docencia con los años. Sus estudiantes y sus experiencias en el aula la fueron marcando, transformando su concepto del significado de la docencia y con ello, su práctica de aula.

“Yo no sabía qué era la licenciatura. Había una materia que se llamaba ‘La didáctica de la educación’ y fue ahí que me empecé a interesar”, me dijo Aydee como si quisiera resaltar que llegó a la docencia casi por error. Ella había empezado su carrera universitaria con una beca para estudiar medicina y al encontrar que esta no era su pasión, sus amigos la fueron guiando hacia estudiar bioquímica. Fue ahí que terminó tomando la clase de educación que dio inicio a su camino hacia la docencia. Sin embargo, mientras esto le dio una dirección inicial, ver el progreso de sus estudiantes y sentir el impacto que dejaba en ellos fue lo que la enamoró de esta profesión, fijando este como su proyecto de vida.

Los estudiantes son la principal motivación de Aydee para continuar mejorando su práctica. Varios de sus estudiantes han escogido carreras en ciencias influenciados por sus clases, lo que la motiva a seguir enamorándolos de su materia. Me cuenta sobre una estudiante de once que no sabía qué quería estudiar:

“Yo veía que Angie disfrutaba mucho hacer los laboratorios. Siempre me buscaba en las horas de descanso para hablar de qué iba a estudiar. Descubrió que quería estudiar ingeniería química [y antes de graduarse] me escribió una carta agradeciendo mi apoyo. Eso es muy motivante: que lo vean a uno como su líder y como el ejemplo a seguir”.

Sin embargo, Aydee no siempre ha tenido una relación tan cercana con sus estudiantes. Al inicio de su carrera, antes de llegar a la Alianza Educativa, le tocó darle clase a un grupo de estudiantes con un alto consumo de drogas y delincuencia. Gracias a ellos, confirmó que hace falta disciplina por parte del docente para desarrollar hábitos de estudio y habilidades sociales en el aula. También aprendió que el trabajo va más allá de la disciplina: hace falta cambiar mentalidades.

Lograr esto requirió transformar su concepto de docencia: “yo era una profesora muy conductista [… y] exageraba con la disciplina […]. Para mí era una felicidad que me dijeran que me tenían miedo”. Los estudiantes, resistiendo este trato, terminaron obsequiándole un regalo que le cambió la vida. Era algo desagradable que en el contexto político y social del país la hizo sentir amenazada, un sufragio, y frente a este choque se vio obligada a reflexionar sobre su práctica docente y cambiar. “Lo que ellos hicieron fue una oportunidad para que habláramos y a partir de ese momento empecé a cambiar”.

La experiencia que vivió Aydee es prueba que en la docencia el aprendizaje va en ambas direcciones. Es la humildad la que permite que el docente impacte y eduque a sus estudiantes de la misma forma en que aprende y es impactado por ellos. Este es el espíritu de aprendizaje continuo y dedicación a sus estudiantes que Aydee busca continuar en su futuro.  

Ella tiene ambiciones de hacer una maestría en bioquímica para poder ser docente universitaria. “Amo mi colegio: quiero seguir trabajando con mi colegio y ser docente universitaria en la noche”, dijo, aclarando su compromiso con la institución en la que lleva más de 12 años trabajando. Después de tantos años de ver la calidad de estudiantes que se gradúan de la Alianza Educativa, Aydee sabe que “los estudiantes de bachillerato […] pueden dar más” y quiere continuar contribuyendo a su desarrollo.

Por: Camila Crespo / Oficina Central

Deja un comentario

Cerrar menú